Rechazo por la destrucción de la laguna de Matanza de Sequeda

Ya han firmado 475. Ayudanos a llegar a 1000 firmas.
47.5%
Dirigido a Confederación Hidrográfica del Duero.

Entre el 12 y 14 de septiembre, se produjo un grave atentado contra un valioso recurso natural de la localidad de Matanza de la Sequeda, provincia de León. A las afueras del pueblo hay una pequeña laguna que ha sido incomprensiblemente arrasada por una retroexcavadora con fines desconocidos. Esta decisión, fue aparentemente tomada por la Junta Vecinal del municipio de forma unidireccional, sin contar con la opinión de los demás vecinos del pueblo, y ejecutada por un empleado del Ayuntamiento. No consta que hayan pedido permiso alguno, ni dado aviso, ya que los habitantes se han enterado de la catástrofe con posterioridad.

Este pueblo enclavado en la pequeña comarca de la Sequeda, aledaña a la Maragatería leonesa, hace honor a su nombre ya que no tiene ríos que atraviesen sus tierras. Por el Valle del Charcón, donde se sitúa Matanza, discurre un pequeño arroyo temporal, que tan solo fluye unas semanas durante el final del invierno y primavera de los años más húmedos, por tanto, esta pequeña laguna perenne constituye un punto clave de agua superficial y accesible para la variada fauna de la zona, que la usa como refugio, zona de cría, hábitat o abrevadero. Sapo corredor, rana común, rana de San Antonio, tritón jaspeado o gallipato, son algunos de los anfibios avistados en esa localización, además de diferentes anátidas y paseriformes, liebres, jabalíes y corzos entre otros muchos animales silvestres o domésticos, como ovejas y caballos de la localidad. La laguna tiene su origen en un manantial que aflora en ese punto. Esta agresiva intervención ha supuesto, a su vez, una grave modificación y destrucción de su valor paisajístico, que también es un recurso natural al que tanto vecinos y visitantes tienen derecho.

Al valor ecológico y paisajístico, hay que sumarle también el etnográfico, ya que parte de la laguna presentaba (actualmente destruido) un fondo empedrado, seguramente para permitir el fácil acceso de los carros y el ganado en el pasado.

Actualmente donde estaba la laguna, con su flora característica de carrizo, ahora solo hay un barrizal sin vegetación alguna, una masa de tierra, cantos y pequeños charcos de agua sucia. Los ecosistemas acuáticos y humedales, son profundamente sensibles a los impactos, más si cabe si estos son de carácter antrópico y con el único fin de destruir.

Este tipo de atropellos contra el medio natural deberían ser adecuadamente perseguidos y penados por la ley, incluso en estos parajes que, por remotos y desconocidos, confieren cierta sensación de impunidad a los autores. Proteger el patrimonio natural no entiende de escalas, cada rincón debe ser importante. Por ello es clave la participación y concienciación ciudadana.

Con esta petición, se pretende dar difusión a este triste suceso, para que llegue a las autoridades competentes y que desde las mismas se valore y se tomen las medidas pertinentes, previniendo así que un desastre tan incomprensible y gratuito, ocurra de nuevo aquí o en otros lugares.

Publicado por Miriam
1 de octubre de 2016
Cuéntaselo a tus amigos
Comentarios de apoyo
Firma esta petición
Nombre
Email
Comparte esta petición
Firmantes recientes
Justina Reñones Gomez
7 mess
Conchi
1 año
Conchi
2 años
Carmen Triviño Alcalde
2 años