Abajo la LOMCE y la reválida

Ya han firmado 10. Ayudanos a llegar a 100000000 firmas.
1%
Dirigido a El Gobierno y la gente normal que se haga oir..

Hola, somos un grupo de jóvenes que estamos molestos con la LOMCE, como ha ocurrido con prácticamente todas las leyes educativas aprobadas durante la democracia (y van ya seis leyes orgánicas desde finales de los años setenta), el proceso que acabará con la aprobación de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) –la popularmente llamada Ley Wert– ha soliviantado a algunos sectores de la población y contentado a otros. La prueba más palpable de la disconformidad con la legislación fue la huelga general de Educación convocada el pasado 9 de mayo, pero los argumentos a favor y en contra se han ido sucediendo en diferentes ámbitos del debate público.

Tras un largo proceso de escritura, debate y diversos retrasos, el Partido Popular finalmente aprobó la tramitación de la ley en el Consejo de Ministros del pasado 21 de mayo, como la principal herramienta para luchar contra los malos resultados académicos (que sitúan a España muy por debajo de la media europea) y los altos niveles de abandono escolar, que con su porcentaje de 28,5% dobla el de la Unión Europea, que se encuentra en el 14,5%, según datos de Eurostat. Otro de los objetivos planteados por la ley es, frente a los crecientes niveles de paro juvenil, integrar a los estudiantes en el mercado laboral cuanto antes, en un sistema de formación dual semejante al de Alemania.
La ley insiste en una apuesta por la calidad y la autonomía, pero ¿persigue realmente estos objetivos?Dos puntos han causado una particular controversia entre profesores, padres, alumnado y psicólogos, los relacionados con la religión y los idiomas. El primero, porque la religión vuelve a ser una asignatura que tiene el mismo valor en la nota final que otras troncales como matemáticas o lengua y que contará a la hora de pedir becas o repetir curso. Los idiomas, porque algunas comunidades autónomas bilingües como Cataluña han señalado que el hecho de que las lenguas autonómicas hayan pasado a ser materias “de especialidad” y no sean evaluables en las pruebas estatales “acabará con 30 años de cohesión social”. Una decisión que ha conducido al Govern a amenazar con llevar la ley al Tribunal Constitucional si no es modificada.
Sin embargo, existen muchos otros puntos que determinarán el futuro de los jóvenes españoles, y que han sido objeto de discusión después de la redacción de cada nuevo borrador sobre la ley, especialmente tras el publicado el 3 de diciembre de 2012. Por ejemplo, el llamado sistema de formación profesional dual (es decir, la combinación de los estudios teóricos con el conocimiento práctico obtenido a partir de prácticas remuneradas en empresas) que ha sido considerado tanto de manera positiva, como una posibilidad de introducir a los estudiantes en el mercado laboral a través del aprendizaje de unas competencias y habilidades prácticas, como de forma negativa, al ser considerada como una manera de dividir a aquellos estudiantes que formarán parte de la mano de obra barata y aquellos que gozarán de una educación superior de mayor calidad.

Publicado por Un Grupo De Jóvenes Indignados Y Molestos.
4 de octubre de 2016
Cuéntaselo a tus amigos
Comentarios de apoyo
Firma esta petición
Nombre
Email
Comparte esta petición
Firmantes recientes
Antonio Quijano
4 mess
Alba Villena
4 mess
Beatrizrubio
4 mess
Javier
4 mess